Les hemos destrozado el sistema sanitario

La frase que da título a éste artículo, “Les hemos destrozado el sistema sanitario” ha sonado mucho en toda España, especialmente en Cataluña, desde el miércoles de la semana pasada. Hoy, una vez pasadas las Elecciones Generales 2016, explicamos su origen y contamos por qué nos parecen totalmente fuera de lugar.

Les hemos destrozado el sistema sanitario
Imagen: http://www.publico.es

La semana pasada, en plena campaña electoral, el periódico Público empezó a sacar a la luz unos audios de conversaciones entre el Ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, y el Director de la Oficina Antifraude de Cataluña, Daniel de Alfonso. Las conversaciones se habrían grabado de forma oculta durante algunas reuniones de estos dos altos cargos en la sede del Ministerio del Interior.

La filtración mostraba una trama de conspiraciones del Gobierno de España y el director de la Oficina Antifraude de Cataluña (nombrado por el Parlamento catalán). Conspiraciones que consistían en inventarse casos falsos de corrupción para manchar la imagen de Convergència Democràtica de Catalunya y de Esquerra Republicana de Catalunya y así intentar perjudicar su objetivo de lograr la independencia para éste territorio.

Como no nos corresponde a nosotros opinar sobre la independencia de Cataluña y los intentos del Gobierno central de evitarla, no se nos ocurrió hacer un artículo sobre ello en éste blog. Pero al día siguiente –Miércoles, 21 de Junio-, hubo un nuevo capítulo de grabaciones de éstas dos personas. En él, Daniel de Alfonso decía a Jorge Fernández Díaz:

[…] Les hemos dado en todos los morros con Ramon Bagó. Les hemos destrozado el sistema sanitario, les hemos acusado, estamos jorobándoles el CTT […]

Ramon Bagó fué Presidente del Consorcio Hospitalario de Cataluña y se vió envuelto en una investigación por irregularidades en la contratación de servicios de su otra empresa, el Grupo Serhs, cuando él ocupaba cargos en ambas empresas. En otras palabras: se estaba contratando a si mismo.

El CTT es el Centro de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información de la Generalitat. Es el nexo de coordinación de los servicios de emergencias sanitarias (ambulancias), bomberos y Mossos d’Esquadra.

Así, de ésta grabación se extraen dos conclusiones. La primera es que la Oficina Antifraude y el Ministerio del Interior hicieron de la corrupción en Cataluña un instrumento para sus intereses políticos, en lugar de perseguirla y castigar a los corruptos como se esperaría. La segunda es que se enorgullecen de haber “destrozado el sistema sanitario” catalán.

Les hemos destrozado el sistema sanitario - El blog de hepatitisÉstas palabras se refieren a lo que ocurrió en Cataluña el 8 de Noviembre de 2014, unas horas antes de la consulta sobre su futuro político que acabó en nada. La Generalitat denunció que habían caído las centralitas de ambulancias, bomberos y Mossos d’Esquadra como consecuencia de un ataque informático.

Como asociación de pacientes de una serie de enfermedades -las hepatitis– que a menudo generan urgencias médicas, consideramos extremadamente grave que se causen daños a los servicios de emergencias de forma intencionada y con un objetivo político. Las consecuencias de ello las paga la población, sobre todo la más vulnerable.

Y consideramos todavía peor que el responsable de tal hazaña se sienta orgulloso de ello. Más bien debería darle vergüenza. “Les hemos destrozado el sistema sanitario”. Como si los objetivos políticos -que además parece que se fraguan desde las cloacas- fueran más importantes que el derecho de las personas a una asistencia médica de calidad.

No es la primera vez que el Ministro del Interior se vé envuelto en polémicas de éste tipo, que resultan poco justificables en un estado de derecho. Sus intereses políticos a nivel personal es algo que deben de resolver ellos, pero la Sanidad debe quedar al margen.

Los pacientes sufrimos. Y hacemos un esfuerzo por pagar cada vez más mientras siguen los recortes de una crisis económica cuyo final prometido no vemos por ninguna parte. Los tratamientos siguen sin llegar a todos los pacientes que los necesitan. Lo menos que podrían hacer los responsables de estas acciones es pedir disculpas y dimitir.

Y lo que esperamos del Gobierno de España (y de la Generalitat, que no está libre de culpa) es que prometan que no usarán los servicios públicos básicos para sus conflictos políticos. Quedamos muchos pacientes de hepatitis en situación grave y exigimos que no se juegue con lo que es de todos.

Los daños del alcohol en el hígado

Los daños del alcohol en el hígado són múltiples y pueden venir determinados por la cantidad de alcohol consumida (cuando el hígado no sufre de ninguna otra patología) o por el simple consumo, aunque sea leve, cuando ya hay una hepatopatía de base. En este artículo describimos los daños del alcohol en el hígado y la importancia de prevenirlos. Continúa leyendo Los daños del alcohol en el hígado

La Estrategia Global de Hepatitis

Hoy, Sábado 28 de Mayo de 2016, los 194 estados miembros de la Organización Mundial de la Salud han tomado una decisión histórica: Comprometerse con la Estrategia Global de Hepatitis Virales. Lo han hecho en el marco de la 69ª Asamblea Mundial de la Salud que se ha celebrado en Ginebra (Suiza).

Qué es la Estrategia Global de Hepatitis

Estrategia Global de Hepatitis - ONAHLa Estrategia Global de Hepatitis es el plan que han impulsado numerosas asociaciones de pacientes de Hepatitis (entre ellas, la Organización de  Nacional de Afectados por Hepatitis Virales), encabezadas por la World Hepatitis Alliance, para que los estados que la adopten se comprometan a trabajar con un horizonte de conseguir la eliminación de la hepatitis viral en el mundo para el año 2030.

Erradicar las hepatitis virales permitiría salvar 1,4 millones de vidas cada año, que son las personas que mueren a causa de complicacions relacionadas con las enfermedades hepáticas, sobre todo, con la Hepatitis B y la Hepatitis C. Mediante este compromiso, los 194 paises firmantes, España entre ellos, se emplazan a trabajar de forma coordinada para lograr ésta meta.

En éste enlace encontraréis el documento que se llevó a la Asamblea Mundial de la Salud, y que sirvió de base para el debate.

En qué se traduce la Estrategia Global de Hepatitis

Actualmente solo el 1% de las persones afectadas por hepatitis virales tienen acceso al tratamiento a pesar de que, al menos en Hepatitis C, existen tratamientos muy eficaces. Los objetivos de la Estategia Global de Hepatitis para eliminar estas enfermedades son los siguientes:

  • Que los gobiernos se comprometan con la prevención, la detección y el tratamiento de las hepatitis virales.
  • Que el 90% de ninos reciban la vacuna de la Hepatitis B. (En España esta vacuna ya está incluída en el Calendario de Vacunaciones Infantiles)
  • Que el 100% de las donaciones de sangre se sometan a controles para asegurar que no tienen virus de hepatitis.
  • Que el 90% de persones tanga acceso a agujas no utilizadas previamente.
  • Que el 80% de personas infectadas reciban un tratamiento eficaz.

Éstos resultados deben permitir que la mortalidad por hepatitis caiga en un 65% y que los nuevos casos se reduzcan en un 90%. Si se llegan a complir, en 2030 se habrán salvado, en todo el mundo, 7.1 millones de vidas.

#Nohep Estrategia Global de HepatitisLa Estrategia Global de Hepatitis representa el compromiso internacional más importante que se ha logrado hasta la fecha para eliminar las enfermedades hepáticas, y tendrá un papel muy destacado en el Día Mundial de la Hepatitis que se celebra el próximo 28 de Julio con actividades en todo el mundo.

Y si se consigue eliminar la hepatitis, ¿cuáles serán las consecuencias?

Eliminar la hepatitis no solo permitiría salvar vidas: también evitaria las complicacions propias de éstas enfermedades, que tienden a la cronicidad si no se curan: evolucionan a fibrosis y cirrosis hepática y, en algunas ocaciones, a cáncer de hígado. Todo ello con los costes sociales y económicos que conlleva, además del deterioro en la salud y en la calidad de vida de cada uno de los afectados y de sus familias.

El nuevo desafío que se abre ahora es asegurar que quienes se han comprometido con la Estrategia Global de Hepatitis, lo cumplan. Desde asociaciones de pacientes de todo el mundo estaremos atentos para recordárselo cuando sea necesario.

 

El seminario de Asociaciones de GEPAC

Ésta semana dos miembros de ONAH nos hemos desplazado a Madrid para participar en el Seminario de Asociaciones de GEPAC (el Grupo Español de Pacientes con Cáncer), del que somos miembros como asociación. Nos hemos juntado con otras 20 entidades sin ánimo de lucro de toda España que trabajan en varios ámbitos del cáncer para su normalización y para facilitar el apoyo a los pacientes que tienen ésta enfermedad.

El seminario de asociaciones de GEPACActividades como el Seminario de Asociaciones de GEPAC son muy útiles para actualizar los conocimientos sobre el cáncer: la ciencia avanza muy deprisa -afortunadamente, en la dirección de mejorar los tratamientos-, y ponerse al día es fundamental para poder informar correctamente a las personas que se ponen en contacto con nosotros.

Fue una oportunidad para comprobar que son muchas las instituciones que ponen en práctica un paradigma fundamental de ONAH: el que dice que la erradicación o el abordaje de las enfermedades pasa por que los pacientes, los profesionales sanitarios, la administración pública, la industria farmacéutica y los medios de comunicación nos pongamos de acuerdo en cuáles son nuestros objetivos y caminemos juntos para lograrlos.

ONAH Hepatitis y el cáncer, con GEPACAdemás el hecho de encontrarse con otras asociaciones que realizan actividades parecidas sirve para intercambiar experiencias sobre campañas, proyectos, etc. Había asociaciones de cáncer de mama, de soluciones para mejorar la calidad de vida, de estética oncológica, de pacientes laringectomizados, etc. Pero aunque parezca que se centran en grupos de población distintos, las formas de trabajar son intercambiables de unas a otras.

Al dedicarnos, desde ONAH, a los pacientes con enfermedades hepáticas y al cáncer de hígado, vamos a tener en cuenta cómo aplicamos lo aprendido -y lo que nos queda por aprender, que no es poco- a las particularidades de este tipo de enfermedades:

  • El mal pronostico que suele acompañar al cáncer de hígado, debido a que puede tardar en detectarse si no se siguen los controles médicos recomendados por el hepatólogo.
  • La multiplicidad de opciones terapéuticas posibles, aunque no resulten lo bastante eficaces: trasplante, tumorectomía, crioembolización, ablación por radiofrecuencia, quimioembolización, quimioteràpia…
  • La necesidad de tratar dos enfermedades a la vez: el cáncer, y la patología de base que lo ha provocado (cirrosis hepática, infección viral, etc)
  • La importancia del apoyo psicológico y social a los pacientes y a sus familiares, para enfrentarse a las consecuencias de la enfermedad y al estigma social que todavía hoy la acompaña, sobre todo, por su fácil asociación a un determinado estilo de vida.
  • El previsible aumento de diagnósticos de carcinoma hepatocelular, cuando los pacientes que no han recibido tratamiento, o éste no les ha sido eficaz, lleguen a éste punto en la evolución de la enfermedad. En términos relativos será un porcentaje bajo de las personas con enfermedad hepática crónica, pero al hablar de prevalencias de más del 2% de la población general, serán muchos los pacientes en términos absolutos.

El Seminario de Asociaciones con GEPACEstamos seguros de que podremos empezar muy pronto proyectos conjuntos con GEPAC y con el resto de asociaciones que forman parte de ella, para ofrecer a los pacientes de cáncer el apoyo que merecen, y para conseguir que los tratamientos lleguen a todas las personas que los necesitan en condiciones de igualdad.

Éste ha sido nuestra primera participación en el Seminario de Asociaciones de GEPAC. Agradecemos a la entidad que nos haya invitado, y a todas las entidades que nos han acogido para hacernos sentir como en casa desde el primer momento.

Juan Fernandez de ONAH Hepatitis y Begoña Barragán, de GEPAC cáncer
El Presidente de ONAH, Juan Fernandez, junto con la Presidenta de GEPAC, Begoña Barragán

 

 

Curar sin excusas la Hepatitis C

Hace unas semanas el Ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, acusó a las Comunidades Autónomas de haber sobrepasado el objetivo de déficit público con la compra de tratamientos para la Hepatitis. Lo que no dijo es que el ahorro a largo plazo que se consigue con estos tratamientos es motivo suficiente para curar sin excusas la Hepatitis C.

¿Quién efectúa el gasto en sanidad?

Curar sin excusas la Hepatitis C #CurarSinExcusasLas Comunidades Autónomas son las que deben hacer frente a los gastos de los fármacos de la sanidad pública, dado que son quienes tienen las competencias para ello. Lo que sí hizo el ejecutivo haciendo uso de sus competencias -y con bastante cara dura- fué imponer un techo al déficit, en el peor momento de la crisis económica, sin tener en cuenta las necesidades de gasto.

Posteriormente, aunque el Gobierno del Estado es el que concentra el mayor porcentaje de deuda pública (el 100% de su PIB), centrifuga la responsabilidad de reducir esta deuda a las Comunidades Autónomas, pidiéndoles todavía más recortes. En resumen: Quién tiene más dinero y más margen para recaudarlo y gastarlo, pide a quienes están asfixiados que se asfixien un poco más. Esto no es nuevo; lo nuevo es que ahora nos ha tocado a los pacientes: los que exigimos un esfuerzo para curar sin excusas la Hepatitis C.

Los enfermos necesitamos tratamiento. No es un vicio, ni un capricho, ni una venganza contra los presupuestos públicos. Es que tenemos una enfermedad grave y un tratamiento disponible y eficaz. La distancia más corta entre dos puntos.

Las Comunidades Autónomas se gastan más dinero “del que deberían” en tratamientos para enfermos de Hepatitis C. ¡Qué mala suerte que seamos tantos, y superemos el objetivo de déficit! ¡Qué caros les salimos al Gobierno, y qué desagradecidos somos, encima de que “nos dan” una “sanidad gratuíta! (que en realidad, al haber pagado cerca de 1400 euros anuales por ciudadano, deja de ser gratuíta).

Curar sin excusas la Hepatitis C

Sólo hay una forma de no incumplir el objetivo de dèficit con el tratamiento de la Hepatitis C este año. Pero implica incumplirlo de una forma todavía mayor dentro de unos años. Cuando los pacientes que no nos tratemos ahora veamos como nuestra hepatopatía se agrava, y además de la hepatitis tengamos que empezar a tratarnos de cirrosiscáncer, o tengamos que hacernos un trasplante hepático.

Curar sin excusas la Hepatitis CCurar sin excusas la Hepatitis C, y hacerlo ahora, permitirá un ahorro dentro de unos años. Un ahorro relativamente prioritario, que es el económico, y uno mucho más importante: el ahorro en salud de las personas. Porque si nos curamos ya no sufriremos complicaciones. Y no habrá de tratarnos de éstas complicaciones.

Como pacientes nos hemos sentido ofendidos. con las palabras del Ministro de Hacienda. Nos hemos sentido culpabilizados por estar enfermos, y le exigimos que se disculpe y que prosiga con su deber: el de poner las herramientas para curar sin excusas la Hepatitis C.

Remedios falsos para la hepatitis C

En muchas enfermedades, como el cáncer, vemos a menudo ofertas de productos-milagro, que anuncian poder curarlas en cuestión de horas o pocos días y sin tomar ningún medicamento. Ocurre lo mismo con las enfermedades hepáticas: Son los remedios falsos para la hepatitis C. Otras ofrecen sus productos como “ayuda” para limpiar el hígado: tenemos algunos ejemplos aquí o aquí.

Remedios falsos para la hepatitis CEl hecho de que sean remedios “falsos” es porque no han logrado demostrar su eficacia para erradicar la enfermedad, y mucho menos que esta eficacia sea superior a la de los tratamientos que conocemos.

Estos remedios falsos para la hepatitis C suelen ser productos anunciados como “de ayuda” para la enfermedad, cuando no directamente “curación”, pero lo hacen sin tener en cuenta que la hepatitis C tiene dos focos: Uno en la sangre (la infección viral) y otro en el hígado (inflamación y daños causados por el virus).

Sin duda “limpiar el hígado” puede ser bueno, pero si el virus sigue en la sangre, la enfermedad no se ha eliminado. Por otro lado, el efecto que el virus de la hepatitis C tiene en el hígado no es un problema de falta de limpieza, sino de modificación de su estructura, en forma de fibrosis o cirrosis, y de deterioro de su funcionamiento.

Por lo tanto vemos como los remedios falsos para la hepatitis C en realidad no resuelven ningun problema. Y lo peor es que a veces pretenden sustituir la terapia antiviral convencional, en vez de complementarla. Puede ser por desconfianza hacia la industria farmacéutica o por miedo a los efectos secundarios, pero la consecuencia es que la hepatitis no se va a curar. Algunas de estas promociones pueden ser bienintencionadas, pero otras son fraudulentas e infuden falses esperanzas en quién confia en ellas.

Las terapias convencionales, que han vivido una auténtica revolución desde finales de 2013 con los antivirales de acción directa, han pasado por varios filtros:

  • Ensayos clínicos que aseguran que su principio activo -y no cualquier otro fenómeno- es la causa de la respuesta viral sostenida.
  • Controles de seguridad para comprobar que no producen efectos secundarios lo bastante severos como para desaconsejar su uso.
  • Seguimiento permanente de calidad.

El resultado es que cuando a una persona con hepatitis C se le prescribe un tratamiento es porque el médico determina que es EL MEJOR para esta persona dadas las características de su enfermedad (genotipo, etc).

Organización Nacional de Afectados por HepatitisEl hepatólogo es el auténtico experto en enfermedades hepáticas, y es quién mejor puede recomendar uno u otro tratamiento. Que éste tratamiento se pueda complementar con productos naturales no lo negaremos, pero es importante que siempre sea con su conocimiento.

Tenemos algunos ejemplos de como los remedios falsos para la hepatitis C han tenido consecuencias graves en la salud de quién los tomaba, como puede verse en la noticia que aparece en este enlace.

Que algo sea natural no significa que sea inofensivo o recomendable en cualquier momento y para cualquier persona. Informemos al medico de lo que estamos tomando.

En resumen: Los remedios falsos par la hepatitis C no han demostrado su eficacia en ensayos clínicos, e incluso pueden ser contraproducentes. La hepatitis C se cura en más del 90% de las personas (algo que no podíamos decir hace tan solo 3 años), pero el médico hepatólogo es el auténtico experto que nos va a recomendar el tratamiento más eficaz, más seguro, y con menos efectos secundarios.

Cáncer de hígado

Cáncer de hígado o hepatocarcinoma - El blog de HepatitisHoy, día 4 de Febrero, se celebra el Día Mundial contra el Cáncer. Es una jornada para sensibilizar sobre esta grave enfermedad, y una oportunidad para explicar como prevenirla y hacer frente a sus efectos. La palabra “cáncer” se usa para hablar de muchas enfermedades, entre las que se encuentra el cáncer de hígado.

El cáncer de hígado en España

Como ocurre con la hepatitis, no existe un registro oficial y unitario que recoja datos de incidencia y prevalencia del cáncer en España, pero según la SEOM (Sociedad Española de Oncología Médica) en el año 2012 se diagnosticaron 5.522 casos de cáncer de hígado en nuestro país, siendo un 2,6% del total de enfermedades oncológicas. Esto lo sitúa en el décimo lugar.

El número de personas que fallecieron a causa de un cáncer hepático fueron 4.536, representando la octava posición en mortalidad por cáncer. Las cifras demuestran que la mayoría de personas que son diagnosticadas de cáncer de hígado, mueren por esta causa. El 90% de casos de cáncer de hígado corresponden a un hepatocarcinoma.

El cáncer de hígado en el mundo

En todo el mundo, según datos de Globocan en el año 2012 recibieron un diagnóstico de cáncer de hígado 782.000 personas, y 746.000 fallecieron por esta causa. Es el quinto cáncer más frecuente en hombres y el noveno en mujeres.

Las áreas del mundo con mayor incidencia (aparición de nuevos casos por población) de cáncer de hígado, en el año 2012, fueron el Asia Este y Sureste, y África.

Las causas del cáncer de hígado y su prevención

Los tumores que se forman en el hígado puede tener dos orígenes distintos: pueden ser primarios (es decir, que nacen en el propio hígado), o pueden ser metástasis de tumores que originariamente se localizan en otras partes del cuerpo.

Prácticamente todos los tumores primarios son los llamados hepatocarcinoma, y en la mayoría de los casos son la consecuencia de una hepatitis: cualquier enfermedad hepática crónica que produzca una inflamación del hígado –Hepatitis B, Hepatitis C, Hepatitis por consumo de alcohol, etc- puede dar lugar a una cirrosis hepática y acabar desarrollando un tumor.

Afortunadamente, lo hará en una baja proporción de los casos. Es decir, aunque las cifras de cáncer de hígado en términos absolutos sean altas, la mayoría de personas con hepatitis no llegarán a desarrollar cáncer de hígado: ya sea porque se han curado, porque el tratamiento previo ha frenado la enfermedad, o porque han fallecido antes por cualquier otra causa, como la edad.

El cáncer de hígado no suele provocar dolor hasta que está muy avanzado. Por eso el diagnóstico suele hacerse de forma tardía, y esto complica el tratamiento. El diagnóstico de obtiene a partir de una analítica, una ecografía, un TAC y una biopsia, entre otras pruebas.

Tal como hemos dicho, la mayoría de personas a las que se les diagnostica un hepatocarcinoma, son pacientes de hepatitis de forma previa. En este sentido es relevante destacar que hay que tratar ambas enfermedades por separado: la hepatitis y el cáncer. Si la hepatitis es viral, tratar el tumor por si sólo, no eliminará la infección por el virus.

Cuando se ha diagnosticado una hepatitis crónica, la mejor forma de prevenir que avance hasta un tumor es eliminar completamente el consumo de alcohol y de tabaco, elementos que contribuyen a acelerar la cirrosis. También es importante someterse a controles médicos cada 6 meses para hacer un seguimiento de la enfermedad.

Tratamiento del cáncer de hígado

El cáncer de hígado tiene varias opciones de tratamiento, aunque su práctica demuestra que no son muy eficaces. Las principales opciones terapéuticas son las siguientes:

  • Cirugía: Extirpación del tumor y de las áreas circundantes, con exhaustivos controles posteriores ya que el cáncer de hígado es de fácil reaparición.
  • Trasplante: Sustitución del hígado por el de un donante, siempre que se cumplan unas condiciones: Que si es un tumor único no haga más de 5 centímetros, que si hay más tumores sean un máximo de 3 y que ninguno de ellos mida más de 3 centímetros. Además, en cualquier caso, no deben estar afectados vasos sanguíneos u otros órganos del cuerpo.
  • Ablación: Se inyecta alcohol, que deshidrata las células tumorales provocando su muerte, o bien radiofrecuencias para alterar su temperatura y provocar, también la reducción del tumor. Suele aplicarse cuando la masa se encuentra en estadios iniciales, para facilitar su extirpación por médios quirúrgicos.
  • Quimioembolización: Mediante un fármaco intravenoso, se bloquea el paso de la sangre que alimenta el tumor, para que deje de desarrollarse.

Los tratamiento habituales en otros tipos de cáncer, como la quimioterapia o la radioterapia, no se utilizan habitualmente en cáncer de hígado, dada su baja eficacia.

El tratamiento del cáncer hepático, en pocas ocasiones consigue hacer remitir el tumor, de manera que pronto se opta por controlar las síntomas para que el paciente y su família estén lo más cómodos posible durante el proceso. En este sentido cobra importancia el papel del psicooncólogo, un profesional de la psicología experto en la ayuda a personas con cáncer y sus familiares, así como a los otros profesionales sanitarios que trabajan con personas que tienen estas enfermedades.

En ONAH tenemos a un psicooncólogo con larga experiencia en este campo, que puede ayudar a los pacientes de cáncer de hígado y a sus familiares a convivir con esta enfermedad.